La sin razón de la fuerza

Artículo original publicado en Veneconomía el 26Oct07

ChávezComo todo Gobierno totalitario, el Gobierno de Hugo Chávez se caracteriza por la intolerancia y la violencia, y no acepta el disenso ni la crítica.
Cualquier información contraria al proceso revolucionario, la más mínima protesta o manifestación cívica no violenta es calificada desde el oficialismo como una acción desestabilizadora que está sujeta a la represión y a la fuerza bruta de los organismos militares y policiales del Estado y/o de los grupos de choque armados pro-Chávez.
Esta semana, los estudiantes que se oponen a los cambios constitucionales propuestos por el Presidente y el Parlamento, fueron objetos en dos oportunidades de sendas estrategias de esa “guerra asimétrica” que busca institucionalizar el Gobierno.
La primera fue en una marcha pacífica hacia la Asamblea Nacional convocada por los estudiantes para entregar a los parlamentarios un pliego de objeciones a la propuesta de “reforma” y una solicitud para postergar el Referendo Constitucional. A pesar de tener todos los permisos legales para llegar a su objetivo, la nutrida asistencia tuvo que sortear toda una serie de escollos y barricadas, además enfrentar el acoso de un despliegue inusitado de policías metropolitanos y guardias nacionales.
La segunda fue cuando un grupo de afectos al Gobierno disolvió con violencia un Foro sobre los cambios constitucionales convocado por el Pedagógico de Caracas, donde intervendrían el líder político Pompeyo Márquez y el líder estudiantil Yon Goicoechea.
Esa intolerancia y violencia la ha estado viviendo Venezuela desde que Chávez ascendió a la Presidencia de la República.Es la intolerancia oficial la que dejó a la industria petrolera sin las capacidades técnicas y gerenciales de los más de 20.000 profesionales despedidos por Hugo Chávez. Es la violencia oficialista la que dejó saldos de muertos y heridos en una manifestación cívica, pacífica y multitudinaria el 11 de abril de 2002. Es la intolerancia del Gobierno de Chávez la que mantiene a cientos de venezolanos por razones políticas en la cárcel o en el exilio. Es la no aceptación al disenso y la crítica lo que lleva al acoso de periodistas y al cierre medios de comunicación.
La gran mayoría de los venezolanos es pacífica. Esa mayoría del país no quiere la violencia, el sectarismo, el fanatismo ni la intolerancia.
Como afirmó Yon Goicoechea, después de haber sido agredido y golpeado en el Pedagógico de Caracas, “Venezuela es agredida todos los días por esta misma violencia, la misma que el pueblo cubano ha soportado por 40 años. Esa misma violencia que se pretende instaurar a través de una reforma constitucional violenta en contra del pueblo”. “Es la misma violencia que sufren los jóvenes en los barrios, la que tienen que soportar a diario los jóvenes y los venezolanos. Es esa cultura de la muerte que se ha instalado en Venezuela y que impide que nuestro país salga adelante”.
Éste es el país que hay que cambiar. “Hay amplísimos sectores de todos los estratos, barrios, urbanizaciones, que están esperando una transformación pacífica, un camino hacia la democracia, un camino hacia la paz de los venezolanos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s