DECLARACIÓN DE RECHAZO A LA REFORMA CONSTITUCIONAL

DECLARACIÓN DE RECHAZO A LA REFORMA CONSTITUCIONAL

PROPUESTA POR EL PRESIDENTE HUGO CHÁVEZ.

No a la ReformaEl Comité Directivo de la Alianza por la Libertad, Asociación Civil sin fines de lucro y observadora de los derechos humanos y valores democráticos en Venezuela, ha convocado esta concentración el día de hoy, (01 de diciembre de 2007), en las cercanías del Consulado de la República de Venezuela en Barcelona, para manifestar nuestro TOTAL RECHAZO a la propuesta de Reforma Constitucional realizada por el presidente Hugo Chávez el 15 de agosto pasado y ampliada posteriormente por la Asamblea Nacional para ser sometida a referéndum aprobatorio el día de mañana.

Consideramos que la Constitución debe representar el instrumento fundamental de organización del pueblo y debe nacer del consenso de los miembros de la sociedad mediante un acuerdo plural de todos los sectores y en consecuencia garantizar la justicia, la paz y la convivencia política organizada. Es sumamente grave que la exposición de motivos que forman parte del proyecto de reforma, contemple la construcción una sociedad sin pluralismo político, estableciéndose el socialismo de estado como la única ideología legitima y sentando las bases para la restricción de la participación política plural base de toda democracia.

Queremos denunciar que los alcances de la denominada “Reforma” ameritarían la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente y un amplísimo pacto social, pues de lo contrario la Reforma constituye un FRAUDE CONSTITUCIONAL y representa un nuevo germen de exclusión de una gran parte de la sociedad lo que conllevará a profundizar la división ya existente en la sociedad venezolana. La amplitud de la propuesta de Reforma realizada por el presidente Hugo Chávez constituye una profunda transformación de la estructura y principios de la Constitución de 1999, violando por tanto los límites previstos en la Carta Magna para su propia modificación.

Asimismo, denunciamos que la Asamblea Nacional no cumplió con su papel contralor sobre los 33 artículos propuestos por el Presidente, tal como lo establece el Texto Constitucional, ni cumplió con el número de discusiones establecidas en la norma para analizar cada artículo modificado. Por el contrario, la Asamblea Nacional procedió a aprobar el proyecto en apenas ocho jornadas, brevísimo tiempo en relación a la magnitud de la materia en discusión. Adicionalmente, la Asamblea Nacional reformó otros 36 artículos que no fueron planteados en el proyecto presidencial incurriendo en usurpación de funciones y violando flagrantemente los procedimientos establecidos en el propio Texto Constitucional referentes a las iniciativas de reforma.

Queremos hacer énfasis que del análisis de la Reforma se desprende claramente la finalidad de satisfacer la intención presidencial de perpetuarse en el poder mediante la violación del artículo seis de la Carta Magna que consagra la alternabilidad democrática. La Reforma permitiría que Chávez pueda reelegirse indefinidamente y aumenta el período presidencial a siete años. No olvidemos que solo en tres ocasiones de la historia venezolana se ha planteado la reelección inmediata e indefinida: el gobierno de los hermanos Monagas y las dictaduras de J.V. Gómez y Pérez Jiménez. No nos sorprende entonces que el mismo Chávez haya censurado en las calles venezolanas el pensamiento de Bolívar en el Discurso de Angostura: “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecer, y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía”. No nos sorprendamos pues al descubrir que la “Revolución” es “Bolivariana” sólo cuando conviene.

Chávez pretende aumentar su poder como Jefe de Estado a extremos que no tienen ningún precedente en nuestra historia republicana mediante un centralismo personalista, desconociendo por tanto la lucha de tantos años de nuestro pueblo por alcanzar la descentralización del poder como forma de hacerlo cercano a las necesidades de todos los ciudadanos. De hecho, la palabra “descentralización” es eliminada de todo el texto constitucional y se reemplazará por una nueva “Geometría del Poder” que no es más que la mutilación del derecho a elegir democráticamente las autoridades locales y reemplazarlo por vice-presidentes de libre nombramiento y remoción por parte del presidente. Así mismo, se establece la creación de un “Poder Popular” cuyas autoridades no nacerían de sufragio ni elección alguna, sino de “grupos humanos organizados”. Este Poder Popular difusamente descrito en el proyecto, no serán más que Asambleas tumultuarias donde no habrá espacio para la pluralidad ni la libre expresión, y cuyas autoridades deberán contar con el visto bueno de la presidencia de la República, es decir, más centralismo personalista que aumentará la burocracia y la ineficiencia del estado.

El proyecto de Reforma Constitucional establece la mutilación de la autonomía del Banco Central con la finalidad de que el presidente maneje a discreción las reservas internacionales de Venezuela y coordine las políticas monetarias nacionales. Asimismo, esta situación producirá la perdida del valor adquisitivo de nuestra moneda y el crecimiento desmedido de la inflación, lo que finalmente se traduciría en un aumento progresivo de la pobreza.

Decimos NO A LA REFORMA y rechazamos la propuesta de Reforma Constitucional porque contraría el carácter progresivo de los derechos constitucionales y menoscaba derechos humanos irrenunciables como son el derecho a la propiedad privada, la propiedad intelectual, la libre empresa, industria y comercio, la propiedad intelectual. Manifestamos NO A LA REFORMA porque se pretende restringir el derecho a la información y al debido proceso en los estados de excepción que podrán tener carácter ilimitado en el tiempo.

Decimos NO A LA REFORMA porque hace casi imposibles las convocatorias a los referendos constitucionales por iniciativa popular; porque se pretende imponer un férreo centralismo presidencialista que se traducirá en un poder Totalitario; decimos NO A LA REFORMA porque con la desinformación se han querido esconder las verdaderas intenciones del proyecto y se ha pretendido seducir al electorado con una reducción de la jornada laboral y beneficios sociales que el gobierno ya podría otorgar sin necesidad de modificar la constitución, porque el gobierno ha querido convertir el referéndum aprobatorio en un plebiscito; porque ha usado el chantaje a los trabajadores públicos para llevar a cabo su reforma.

Decimos NO A LA REFORMA porque se pretende implantar una ideologización a todos los niveles en la educación con la pretensión de convertir a los venezolanos en autómatas y fieles siervos al líder; porque se pretende rebajar la edad mínima para votar a los dieciséis años con la finalidad de sumar los jóvenes que pretenden ideologizar y además seguir engrosando el inauditable padrón electoral.

Decimos NO A LA REFORMA porque conllevaría a la transformación de un Estado civil a un estado militarista; porque se pretende que el presidente intervenga en todos los ascenso militares con la finalidad de premiar la lealtad a la ideología y no los méritos profesionales; porque se obliga a nuestras fuerzas armadas a decir Patria, Socialismo o Muerte, cuando los venezolanos perseguimos la democracia y la vida; decimos no a la reforma porque se pretende transformar a nuestras Fuerzas Armadas garantes de la Paz en Fuerzas Armadas para la Guerra contra el enemigo “interno”, es decir, contra todos los venezolanos que nos declaramos disidentes;

Decimos NO A LA REFORMA porque el proyecto de Reforma Constitucional adolece de una irregularidad gravísima que lo hace nulo de pleno derecho, y cuya acción para demandarlo así, es imprescriptible por inconstitucional. Se ha aprobado a través de un procedimiento que no es el idóneo conforme a su naturaleza jurídica, violentándose varios principios, entre ellos el de la legalidad y lo que es aún más importante: nos han negado el derecho de defensa, el derecho al debido proceso, porque la Reforma Constitucional no surge de la voluntad popular sino de las ansias del poder presidencial. Se pretende reemplazar un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia por un Estado Socialista y excluyente.

Hoy, decimos NO A LA REFORMA porque el gobierno no busca dar solución a ninguno de los mayores problemas que afectan al venezolano; porque no persigue reducir la pobreza, ni procurar el progreso social y económico del venezolano; porque no pretende combatir la delincuencia ni la violencia; porque quienes hemos manifestados nuestra oposición a la reforma hemos sido catalogados de enemigos; decimos no a un proyecto de país que pretende radicalizar aún más la división.

Hoy, desde ALIANZA POR LA LIBERTAD gritamos NO A LA REFORMA porque soñamos con un país y una Constitución que nos incluya a todos los venezolanos.

En Barcelona-España, 01 de diciembre de 2007

ALIANZA POR LA LIBERTAD – ASOCIACIÓN CIVIL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s