EL PAIS: Entrevista a Antonio Ledezma

ledezma

El socialdemócrata Antonio Ledezma ganó en 2008 la alcaldía mayor de Caracas con un 53% de los votos. Poco después, Hugo Chávez le despojó, por decreto, de sus prerrogativas y de su sede, que pasaron a una funcionaria designada por el presidente de Venezuela. Se consumaba así lo que Ledezma califica de “fraude poselectoral”. Convertido en una de las figuras más prominentes de la oposición, este abogado de 54 años ha viajado a Europa para pedir apoyo frente a un régimen que va laminando la separación de poderes y las libertades.

Pregunta. Se cumplen seis meses de la ley que le privó de sus competencias. ¿Cómo se maneja con la “jefa del gobierno” nombrada por Chávez?

Respuesta. No hay relación, porque es un sector intolerante que sigue la pauta del presidente. Cuando gané las elecciones, le dije a Chávez que a pesar de nuestras diferencias teníamos que trabajar juntos por Caracas. En respuesta, violó la Constitución, designando a una funcionaria de facto, quitándome el 90% del presupuesto y la tutela de escuelas, hospitales y hasta de los bomberos, ahora “bomberos socialistas”. Es la política cavernícola.

P. ¿Hace falta una huelga de hambre, como la que usted hizo en julio, para que la Organización de Estados Americanos (OEA) se interese por Venezuela?

R. Yo le he dicho a José Miguel Insulza [secretario general de la OEA] que debe intervenir en Venezuela porque se está violando la Carta Democrática Interamericana. El señor Insulza tiene que escoger entre defender su cargo o defender la democracia.

P. ¿Cree que busca el apoyo de Chávez para su reelección, como dicen sus críticos?

R. Es muy legítimo que tenga su aspiración, pero no es ético que lo haga obviando su misión. Chávez no permite la entrada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que depende de la OEA, y el señor Insulza dice que no puede hacer más porque se necesita ese permiso. Es como si un policía comete un abuso y no se le investiga porque no da su autorización. Eso es lo que está ocurriendo con la OEA. Yo soy tan legítimo como el señor Zelaya, presidente de Honduras. No hay un trato equilibrado.

P. ¿Qué opina de la actitud del Gobierno español?

R. Una cosa son los negocios que hace un gobierno, que son legítimos, y otra que un ministro de Exteriores se limite a ser un agente comercial. Lo que pido al Gobierno de España es que anteponga el interés por los derechos humanos a cualquier interés comercial. Zapatero debería sentirse más cerca de quienes defendemos la libertad y el Estado de derecho, que de un Chávez que, por ejemplo, tiene vínculos con el terrorismo internacional.

P. ¿Qué pensó cuando el ministro Moratinos declaró que Venezuela tenía una libertad de expresión “satisfactoria”, el mismo día que se cerraron 34 emisoras?

R. Podría prestarse a que se calificara como cínica, o como una muestra de desconocimiento de una realidad que no se le oculta a nadie. No sólo es el cierre de las radios, es la clausura de Radio Caracas TV y la persecución de periodistas: hay varios encarcelados y otros en el exilio.

P. Hoy se ha reunido con Felipe González. ¿Con qué objetivo?

R. Le he pedido que abogue por la libertad de los presos políticos en Venezuela, como el dirigente socialdemócrata Richard Blanco. Están presos el empresario Eligio Cedeño, y periodistas, funcionarios, militares… Felipe es un portavoz de la democracia iberoamericana. Y lo he sentido más comprometido que nunca con la defensa de los derechos humanos, y dispuesto a ayudar.

P. ¿Hacia dónde va Chávez?

R. No tiene rumbo. Presenta síntomas de delirios ideológicos. Por eso un día es devoto de Fidel Castro, y otro día devoto de Mao. A veces ensalza a Pinochet y a veces a Hitler. Lo que busca es entronizarse en el poder.

P. ¿El problema es sólo Chávez o también unos partidos opositores desorganizados y desautorizados por su pasado?

R. Hemos cometido errores que han permitido a Chávez convertir sus derrotas en victorias. Ahora trabajamos en la consolidación de la unidad no sólo para ganar elecciones, sino para rescatar la gobernabilidad. La mayoría rechaza el autoritarismo, pero esa mayoría necesita conducción y un mensaje. No nos podemos limitar a decir que estamos contra Chávez. Tenemos que ser post-chavistas. Se va a necesitar un gobierno de reconstrucción nacional para reconstruir instituciones y afectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s