Archivo de la categoría: por que no te callas

Intervención en el programa «Espai Públic» de BCN TV

La emisora de TV local de Barcelona, en el programa «Espai Públic» conducido por el periodista Antonio Franco, abordó el incidente ocurrido entre Hugo Chávez y el Rey Juan Carlos en la pasada Cumbre Iberoaméricana de la OEA.

Tuvimos la ocasión de expresar nuestra opinión al respecto, así como también se pudo conocer la opinión de Nydia Rangel, funcionaria de la sección cultural del Consulado de Venezuela en Barcelona, sobre este mismo asunto.

A continuación pueden ver el fragmento de nuestra participación en dicho programa:

Enfado regio y preocupación real

Artículo de Fernando Savater – Publicado en El País el 16/11/2007

Fernando Savater«La justicia no es ajuste de cuentas, como parece suponer Chávez».

«Las recientes imágenes de sus pistoleros en la universidad persiguiendo a los estudiantes nos recuerdan a los más viejos episodios del pasado que desembocaron en la matanza de Tlatelolco. Ya veremos cómo acaba lo que tan mal camino lleva».

Desde pequeño he tenido propensión -sea de modo optativo o voluntario, pero siempre fatal- a meterme en líos. Quizá por eso siento una cierta comprensión y hasta simpatía por quienes ocasionalmente incursionan en el mismo proceloso territorio: ¡bienvenidos al club! En el ya celebérrimo incidente de Santiago (ocurrió en Chile, recuerden ustedes, y no en YouTube, capital virtual del globalizado universo que habitamos), no puedo remediar inclinarme irracionalmente a favor de quienes allí más se liaron: es decir, el presidente Chávez y nuestro Rey. En el contexto demasiado cauto y cancilleresco de la Cumbre, sus estentóreos tropezones me resultan más familiares y hasta tonificantes que la «lengua de madera» manejada por la mayoría de los demás.

Sin embargo, consideradas más objetivamente, hay poco que celebrar en ambas intervenciones. La más excusable es sin duda la del Rey, lógicamente caldeado por el comportamiento provocativo y grosero del insoportable Chávez, que más allá de otras consideraciones políticas es un pelmazo de marca mayor. Lejos de manifestarse con la arrogancia de quien se cree superior, el exabrupto de don Juan Carlos pecó más bien de excesivamente llano y coloquial: dijo lo que en cualquier asamblea de su comunidad le espeta un vecino a otro cuando se está poniendo borde y no deja hablar a los demás. Quizá fue el tuteo que empleó lo que puede chirriar más en algunos oídos iberoamericanos. En España el tratamiento de tú no sólo es una prerrogativa regia no reversible, sino un uso frecuentísimo entre colegas a todos los niveles (no digamos en el País Vasco, donde nos tuteamos urbi et orbi fraternalmente aunque nuestra fraternidad sea la de Caín y Abel), pero en varios países americanos es raro hasta entre parientes próximos. En cualquier caso, se trata de una reacción humanamente muy comprensible aunque poquísimo adecuada en lo institucional. Hasta ahora, el Rey había desempeñado un papel oficioso y casi paternal de cabeza histórica de la Commonwealth latinoamericana, lo que le permitía ejercer ocasionales labores útiles de mediación y arbitraje en algunos conflictos dentro de ella. Esa función será ya mucho más improbable, por no decir imposible, a partir de ahora. España pierde así una vía de influencia en América y América se queda sin una posible herramienta de conciliación democrática. Sigue leyendo

¿Por qué no te callas?

rey.jpg

El rey Juan Carlos, un democrata a carta cabal y actor fundamental de la transición española, tuvo suficiente con unos pocos minutos de la grosería y la intemperancia del Teniente Coronel golpista Hugo Rafael Chávez Frías, para sufrir en carne propia lo que los venezolanos llevamos padeciendo desde hace ocho largos años.

Con lo acaecido este fin de semana pasado, el mundo entero pudo observar en vivo y directo cual es el comportamiento habitual de un personaje borracho de poder, megalómano, agresivo y que hace un uso abusivo de la posición privilegiada que su carácter de presidente de gobierno le otorga.

¿Por qué no te callas? Es el clamor que millones de venezolanos exclamamos día tras día ante el uso ilegal de los medios de comunicación, tanto públicos como privados, para descalificar, agredir, ofender y pisotear la dignidad de quienes no estamos de acuerdo con la llamada «revolución bolivariana» que encabeza el comandante golpista.

¿Por qué no te callas? Es el grito que refleja el asombro y el estupor producido por un sujeto que arremete sin contención contra cualquiera que no apoye su demencial proyecto.

Llena de esperanza y renueva el entusiasmo ver a un democrata ejemplar como Juan Carlos de Borbón, plantarle cara al aspirante a hegemón que hoy ostenta la presidencia de Venezuela. Los venezolanos en España debemos convertirnos como nunca antes en replicadores y multiplicadores, debemos aprovechar esta extraordinaria coyuntura en la opinión pública española para dar a conocer lo que está ocurriendo en nuestro país.

 Manos a la obra.

Rafael Eduardo Martínez Narváez