Archivo de la etiqueta: Ecuador

¡Abran Fuego!

Artículo original de Miguel Sanmartín publicado en el Diario El Universal el 22/03/08

Hugo ChávezSe producirán misiles y torpedos como con la técnica de la ruta de la empanada”

Ahora sí, la gata tuñeca se montó en la batea. Contenido está en el último decreto real: por decisión suprema y con la venia (unánime) de sus señorías los tribunos, sin que priven reparos, más rápido de lo que cantaba el gallo rojo, la vernácula revolución bonita, cumplidora ella, de tabaco en la vejiga, plagada de funcionarios muy dados al ecuménico ¿cuánto hay pa´ eso?, imbatible en aquello de torcerle el brazo a Mister Dánger, ducha en imprecar al hermano paisa, chapucera narrando fábulas y airosa en cuanta guerra asimétrica recrea en la sala situacional, dispuso, así no más, fabricar misiles y torpedos.

Acción que perpetra, rodilla en tierra, tras resolver lo que nunca se corrigió en los 45 años innombrables y luego de saldar la deuda social pendiente en materia de servicios básicos: salud, educación, vialidad, vivienda, etc. Y esta misión humanista ocurre con un país plenamente abastecido. Sigue leyendo

¿Chávez quiere la guerra?

Chávez Guerra

“Con Chávez desprestigiado internacionalmente

y cuestionado internamente, toda opción es pensable”
Artículo original de Pilar Rahola publicado en La Vanguardia | 04/03/2008 |

Ya hace años, cuando empezó la deriva provocadora de Hugo Chávez en toda su zona de influencia, me atreví a decir que este hombre necesitaba una guerra. Por supuesto, mi reflexión partía de dos supuestos: uno, que deseaba equivocarme; el otro, que necesitar una guerra no implica, necesariamente, entrar en ella. Es decir, desde mi perspectiva de antaño, que se ha ido confirmando con el tiempo, Chávez necesitaba la retórica bélica y el discurso patriótico-victimista para consolidar un imperio político-mediático que, más allá de las épicas militares, difícilmente podía aguantarse en una sociedad moderna.

Es cierto que tiene todo el dinero del mundo para comprar voluntades, pagar deudas nacionales e hipotecar políticas. Está sentado en un barril de petróleo, y ello le permite edificar un colonialismo regional muy efectista. Pero a pesar de esa retórica mistificada, la sociedad venezolana tiene demasiados elementos de modernidad para caer en la trampa: sólidas clases medias, alto nivel cultural, dinamismo económico, tradición política… Es decir, es una sociedad del siglo XXI que difícilmente puede tragarse, sin empacho, a un líder del siglo XVIII. Chávez lo es casi todo, un aprendiz barato de Bolívar, un imitador fraudulento de los revolucionarios de los sesenta, un cacique bananero, o todo a la vez, pero nunca será un político a la altura de los retos del siglo XXI. Es por ello que todo el aparato chavista hace aguas, desde la grave crisis económica que afecta a amplias capas de la sociedad venezolana – y ello en el país más rico de la región- hasta la credibilidad de un régimen que cierra medios de comunicación, persigue a la oposición, inunda de propaganda todo el país y a pesar de ello no gana un referéndum. Sigue leyendo